Prestamista particular con aval

Conseguir financiamiento para autónomos y pymes puede convertirse en un dificultoso proceso cuesta arriba. La figura del prestamista particular con aval ha venido a convertirse en un aliado de los españoles. Ahora bien, ¿qué tipo de aval se puede presentar a estos prestamistas de capital privado?

Los préstamos particulares con aval

El aval es una obligación que se adquiere con el fin de garantizar la devolución de un crédito privado. Existen diversos tipos de avales, según el propósito para el cual se esté solicitando. Los préstamos particulares con aval garantizan la entrega de altas cantidades de dinero, que se resguardan con el aval ofrecido.

Algunas formas de financiamiento aceptan que el aval sea una persona, un tercero en la ecuación. Este tendrá que figurar como responsable de la deuda contraída por el avalado. Además asumirá las mismas consecuencias ante un impago; es decir, podrían embargársele sus bienes.

Tipos de garantías aceptadas por un prestamista particular con aval

Prestamista particular con avalEl prestamista particular con aval permite la presentación de otro tipo de aval, con menores riesgos. Por ejemplo, es posible avalar un crédito particular a través de una nómina. Un inconveniente de este tipo de aval es que depende de la condición laboral del prestatario. Una de las ventajas es que en caso de impago, la nómina no puede embargarse en su totalidad.

Los derechos reales o bienes también son aceptados por el prestamista particular con aval. El bien aportado se utiliza como prenda y en caso de no pagar la deuda se procederá al embargo del mismo. A este respecto, el prestatario puede ofrecer bienes como vehículos, obras de arte costosas, entre otros bienes.

Ahora bien, los préstamos hipotecarios son el aval preferido de los prestamistas particulares. Por medio de comprometer un inmueble, el prestatario asegura que devolverá el dinero recibido. A menos que ocurra insolvencia por parte del prestatario, el prestamista no podrá tomar el inmueble por ningún motivo.

Contratar a un prestamista particular con aval

Prestamista particular con avalSi no posees ayuda con un avalista físico, se puede optar por proporcionar una vivienda en forma de hipoteca. Si está libre de gravamen es aún mejor, pues el préstamo particular con aval será de mayor valor.

Un prestamista particular con aval puede otorgar hasta un máximo de 600.000 euros de ser necesario. Basta con presentar una propiedad en una buena zona de España, y establecerla como garantía del préstamo. Las tasas de interés serán más elevadas que las establecidas por los bancos, pero los beneficios compensan este hecho.

Por ejemplo, los prestamistas particulares con aval no solicitan condiciones imposibles de cumplir. Más bien, otorgan préstamos rápidos para situaciones urgentes. Claro está, siempre que el prestatario de pruebas de que puede solventar las cuotas y amortizar a futuro el préstamo.

Comparar los préstamos es la mejor opción en la actualidad. Puedes buscar y escoger los créditos de capital privado que mejor se ajustan a lo que estás buscando. Solo tienes que llenar el formulario de contacto y en poco tiempo tendrás la respuesta a tu solicitud. Un prestamista particular con aval para obtener dinero seguro y con buenas condiciones.



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest

Comparte!

Comparte este contenido a un amigo!