Hipoteca Puente

Una hipoteca puente puede ser lo indicado al momento de comprar una vivienda nueva, ya que es una decisión importarte y más si va a hipotecarla, esto supone deudas que solo se solventan a lo largo de los años.

Muchas personas optan por hipotecar una casa para adquirir su vivienda, pero en algunos casos las necesidades cambian a lo largo de los años y tal vez se necesite una nueva vivienda, pero si la casa en donde vive aún está siendo hipotecada supone un gran problema para nosotros en pedir otra hipoteca para una nueva casa y es allí donde la hipoteca puente ofrece una solución versátil para este problema.

La hipoteca puente ofrece unificar dos préstamos hipotecarios en uno solo hasta el momento en el que se venda la antigua vivienda, esto reduce el costo de las cuotas que el titular debe pagar en comparación a tener dos hipotecas separadas, y ofrece tiempo necesario para que se venda su antigua vivienda.

¿Qué pasa si no se vende mi antigua casa con hipoteca puente?

Si no se logra la venta del inmueble en el plazo de tiempo especificado por la entidad bancaria, el titular deberá pagar la cantidad que el banco le financió para la antigua vivienda, es decir, que hay que empezar a pagar dos cuotas normales para las dos hipotecas, por la antigua propiedad que no se vendió.

Estos suelen tener un plazo de carencia entre los 6 meses y 5 años según la entidad bancaria, en el cual el único pago que debe realizarse son los intereses del préstamo hipoteca puente (un solo interés reducido por las dos hipotecas unificadas).

Hay casos especiales donde entidades bancarias no suelen disponer de dicho plazo, solo ofrecen una cuota especial más reducida a pagar hasta que la antigua vivienda sea vendida.

El impago de hipoteca puente

Las instituciones bancarias prevén al titular tener un ingreso relevante para recibir este servicio para que no suceda ningún impago, pero de ser así, la institución bancaria pasará a ejecutar la hipoteca de los dos pisos que configuran como garantía de la deuda contraída.

Esto quiere decir que las dos viviendas tanto la antigua como la futura quedaran en manos de la institución bancaria.

Si en la subasta se consigue cubrir lo que se debe con la venta de una de las dos propiedades, se puede salvar al menos un inmueble.

Ventajas e inconvenientes de la hipoteca puente

Como todos los tipos de préstamos cada uno tienen sus ventajas y sus desventajas, las características que nos ofrece la hipoteca puente son muy convenientes, esto nos evita tener prisa en vender nuestra antigua vivienda para hipotecar la nueva vivienda y todo el trámite necesario.

Por otro lado, si optamos por la hipoteca puente y la antigua vivienda no se vende podría llevarlo a la hipoteca de las dos propiedades, lo que es poco probable ya que si el banco le ofreció este servicio es porque está seguro de que podría con las dos hipotecas.

Sin embargo, es mejor prever que lamentar, es recomendable realizar un estudio del inmueble antiguo con anterioridad a la compra del nuevo inmueble, el cual podría suponer un costo innecesario para algunos, pero este podría darle idea de en cuanto tiempo podría llevar vender la antigua propiedad y optar por la hipoteca puente.

Pin It on Pinterest